UGTE

Noticias

30
Guayaquil ...
FDTG - UGTE | 10:00 AM
Correa sigue atacando a los trabajadores.
28
Machalal ...
FPTMO - UGTE | 13:30 PM
La verdad sobre TRIPLEORO CEM.
13
Guayaquil ...
FDTG - UGTE | 13:30 PM
La UGTE respalda Marcha por la Vida.
14
Quito ...
Familiares | 10:00 AM
Comunicado de faliliares de presos del operativo "Sol Rojo".
13
Quito ...
FUOSP UGTE | 13:40 PM
Trabajadores exigen pago de la deuda con el IESS.

IX Congreso de la UGTE
DOCUMENTOS:

Informe de labores del Comité Ejecutivo

Completando el período para el que fuimos elegidos 2007 – 2010, rendimos cuentas de nuestro accionar como dirigentes ante las bases de nuestra Central. Desde su nacimiento en 1982, la UGTE ha asumido el compromiso de promover la organización, la educación y la lucha de los trabajadores en defensa de los derechos laborales, sindicales, humanos y políticos de los trabajadores; y, la lucha por el cambio, por conquistar la nueva sociedad, la sociedad socialista. El VIII Congreso de nuestra Central, determinó con claridad y objetividad el rumbo que debíamos seguir los dirigentes y bases, así como los esfuerzos que debíamos realizar para fortalecer el anhelo de cambio de los trabajadores y los pueblos del Ecuador. Este período ha tenido características particulares, que ha obligado a una acción intensa y multilateral, en un escenario de gran dinamismo social, económico y político. En nuestro VIII congreso establecíamos que “respaldar al Gobierno de Correa no signifca suscribir íntegramente todos sus postulados y desechar nuestra independencia de clase” y esta directriz es la que ha guiado el accionar de los dirigentes y bases de nuestra central sindical. Hemos sido uno de los sectores activos en el campo social, sindical y político, teniendo siempre como norte la defensa y recuperación de los derechos laborales, de las reivindicaciones de los trabajadores, de los derechos sociales y políticos de los pueblos del Ecuador, en salvaguardia de la soberanía, los recursos y el patrimonio de todos los ecuatorianos, así como pugnando por avanzar en los objetivos del cambio y la transformación de la sociedad, de la conquista del poder político, la Patria Nueva y el Socialismo.

Hemos sido consecuentes con el principio de la lucha de clases y la unidad; y, con ellos hemos estado en calles, plazas, fábricas y empresas, en los ministerios y las dependencias públicas y privadas, movilizándonos y luchando por nuestros objetivos y aspiraciones. Bajo estos lineamientos fundamentales actuamos en el presente período.

La U.G.T.E. y la Asamblea Nacional Constituyente

Para los trabajadores la cristalización de la Asamblea Constituyente representó un escenario en donde tuvimos la posibilidad de que sean recogidas las aspiraciones y los anhelos de cambio de la clase obrera y los pueblos del Ecuador, en donde las fuerzas de la tendencia, tuvimos que vencer grandes escollos, considerando que dentro de ésta se encontraban posiciones diversas, desde el reformismo y desarrollismo hasta los oportunistas y la misma derecha, pugnando para que no se den los cambios exigidos por los pueblos del Ecuador.

En ésta quedó evidenciado la importancia de contar con representantes consecuente de los trabajadores y los pueblos, nos referimos a nuestros compañeros Abel Ávila, Jorge Escala y Lenin Hurtado, quienes impulsaron nuestros planteamientos y arrinconaron las posiciones atrasadas de algunos representantes de Alianza País. La UGTE estuvo presente en Montecristi exponiendo los planteamientos y exigencias de los trabajadores y logramos, vía Mandato Constitucional, que se legisle la eliminación de la tercerización y la intermediación laboral, así como la gratuidad de la educación, la no privatización de las áreas estratégicas, el reconocimiento, vía Constitución, del alza salarial acorde al costo de la canasta familiar, la penalización de la evasión de los derechos laborales, entre otras conquistas democráticas. Todo esto motivó a que en el Referéndum aprobatorio, impulsemos el voto por el SÍ, que alcanzara el 85% de respaldo popular.

Nuestra participación en las elecciones del 2009

A pesar de los límites en las conquistas alcanzadas en el nuevo escenario que vive nuestro país, consecuentes con nuestra posición de fortalecer y avanzar en la consolidación de la tendencia democrática, progresista, nacionalista y de izquierda, participamos con nuestros candidatos como parte de las listas de Unidad Popular MPD-15, así como también llamamos a votar por Rafael Correa, que a esa altura mantenía sus posiciones consecuentes con los postulados y anhelos de cambio. Debemos señalar que era previsible, en este escenario, la confrontación al interior de la tendencia entre las fuerzas de izquierda con el oportunismo y el reformismo, por lo cual establecimos una clara diferencia entre lo que representan los asambleístas de Alianza País, Listas 35, sus acólitos y nuestros verdaderos representantes, priorizando el llamado a votar por las listas de Unidad Popular MPD 15, como la garantía para que al interior del Parlamento burgués no se eliminen nuestros derechos y conquistas alcanzadas con la lucha de los sectores sociales y de la cual los trabajadores jugamos un papel protagónico.

La UGTE frente al gobierno de Correa y su proceso de derechización

Debemos señalar que en los diferentes debates realizados en los Consejos Nacionales, en las Asambleas de las Organizaciones Sindicales establecimos que la oligarquía, los monopolios internacionales y el imperialismo, principalmente el norteamericano, tenían claro que esta Nueva Situación iba a afectar sus intereses, por lo tanto infiltraron en el gobierno elementos que se opongan a los cambios que al inicio se plantearon. Nuestro Central denuncio a tiempo que al interior del gobierno existen personajes de derecha como Alexis Mera, los hermanos Alvarado, Nátali Celi, etc.; así como representantes del oportunismo y el reformismo como Ricardo Patiño, Solis, Carvajal, quienes pugnan porque el proyecto de cambio no camine y, lo que es más, desviarlo, por lo cual existía la posibilidad de que cambie la naturaleza del gobierno, dado que:

1.- No era un gobierno de izquierda, planteamos que su composición era de un gobierno democrático, patriótico y nacionalista; y,

2.- Dentro del conjunto de posibilidades en el devenir del gobierno, existía la que el imperialismo y la oligarquía logren penetrar el gobierno y cambiar su naturaleza condicionándolo a una gestión puramente desarrollista.

Los hechos van evidenciando un sostenido proceso de derechización del gobierno (ver la realidad actual), frente al que nuestra central ha venido ajustando su posición en función de sus principios, los intereses de los trabajadores y las condiciones del conjunto del movimiento sindical y popular.

Sin ceder un solo momento y en lo más mínimo en la defensa de los derechos de los trabajadores y los pueblos del Ecuador; en medio de las denuncias, la movilización y la lucha en contra de la naturaleza antisindical del decreto 1701; de la revisión de los contratos colectivos; de los abusivos y arbitrarios vistos buenos y despidos intempestivos; del autoritarismo y la criminalización de la lucha sindical y popular; de la arbitraria discriminación y dedicatoria en las tramitaciones de legalización de nuevas organizaciones, inscripción de nuevas directivas y más gestiones en el Ministerio de Relaciones Laborales en contra de la UGTE, sus filiales y dirigentes, que llegó al colmo de prohibir el ingreso del compañero Presidente de la central, hemos sido coherentes con nuestros convicciones y posiciones. Frente a cada momento en la evolución del gobierno hemos adoptado una posición clara y consecuente, pasamos del apoyo, al apoyo crítico y la independencia frente al actual gobierno. La independencia no sólo es frente al gobierno, sino que se trata de una independencia de clase frente a la derecha tradicional, los patronos, la oligarquía y el gobierno de Correa.

Trabajamos por construir una Central más grande

El VIII Congreso nos planteó la necesidad del crecimiento ideológico, político y organizativo de nuestra UGTE. Hemos alcanzado experiencias importantes en cada uno de estos aspectos; desde que asumimos con fuerza el trabajo en el sector de los trabajadores tercerizados hemos avanzado en su organización, tanto en el sector público como privado, capitalizando el nuevo momento y escenario jurídico de la vigencia de los mandatos y la nueva constitución, consolidando y ampliando nuestra presencia en los sectores de los zafreros, florícolas, bananeras, municipales, salud, eléctricos, petroleros, telecomunicaciones. Inclusive en algunas provincias somos el referente organizativo como Guayas, Esmeraldas, El Oro, Sucumbíos, Orellana, Napo, Cotopaxi, etc.

Un aspecto importante en el fortalecimiento de la central ha sido la constitución de las Federaciones Provinciales de Esmeraldas y Cotopaxi, que representan pasos organizativos de gran importancia. De igual manera, la mayoría de Federaciones Provinciales filiales, han realizado sus congresos ordinarios, constatando significativos avances en su organización.

Existen provincias en las que no se ha logrado aún constituir las Federaciones Provinciales filiales, pero que sin embargo varias organizaciones de base se han incorporado a las filas de la UGTE.

El papel del Comité Ejecutivo y el Secretariado

El papel jugado por el Comité Ejecutivo, su Secretariado, las Federaciones Provinciales y toda la estructura de la UGTE, en la defensa y reconquista de los derechos laborales logró consolidar el desarrollo y el crecimiento de nuestra central en el campo político y organizativo. Sin embargo amerita calificar mejor el funcionamiento de su Comité Ejecutivo y la contribución de sus dirigentes para desarrollar un trabajo en mejores condiciones, dando mayor atención a los diferentes conflictos por los que atraviesa nuestras organizaciones, la militancia y los trabajadores en general; para lo cual las reformas del estatuto realizadas en el último congreso en el que se creó las 3 Vicepresidencias de las Regionales Costa, Nor-Oriente y el Austro; al respecto debemos señalar que el papel de estas vicepresidencias regionales no ha sido asumido plenamente, por incomprensiones y por limitaciones de tiempo.

En el VIII Congreso de nuestra central fueron elegidos valiosos dirigentes, probados en la lucha y en el compromiso con la causa de los proletarios, en este proceso y en medio de la lucha de clases, algunos dirigentes se consolidaron como referentes de la clase obrera, reafirmaron los principios del sindicalismo revolucionario, como el camino para la consecución de nuevas victorias, para avanzar en el proceso revolucionario; de otro lado como producto de las políticas del gobierno de Correa que busco golpear a la Organización Sindical y a los Trabajadores en particular, afecto en un nivel la conciencia de algunos dirigentes que limitaron su trabajo y en otros casos abandonaron su responsabilidad, estas situaciones en parte ha limitado el accionar del Comité Ejecutivo en su conjunto, teniendo incluso que elevar la lucha ideológica acerca del funcionamiento, así como el aporte individual y colectivo de sus miembros frente a las tareas que se trazaron en los distintos Consejos Nacionales de la UGTE. El Secretariado ha funcionado con irregularidad, sin embargo ha contribuido en la elaboración de orientaciones y directrices para la central. Las limitaciones en el trabajo de los dirigentes no han sido barreras para atender los diferentes conflictos de nuestras organizaciones, de la militancia y de las organizaciones fraternas.

La política de autosostenimiento

El auto-sostenimiento como un principio del sindicalismo revolucionario no está siendo suficientemente comprendido en el conjunto de los trabajadores, en algunas federaciones, sindicatos, asociaciones, tenemos limitaciones en entender lo que significa este principio de la clase obrera ya que en algunas aún no se cumple con el aporte del 0.5%, limitando el accionar de la Central Sindical y de sus dirigentes, para cumplir las tareas en las provincias, imposibilitando inclusive que la UGTE alcance una mejor presencia en la opinión pública, pues no se logra regularizar el periódico Nuevo Obrero, el programa radial, para sostener la formación de nuevos cuadros como una necesidad histórica de los trabajadores. A pesar de estas trabas, la relación directa con la base, el debate amplio, serio, democrático, ha sido permanente, lo que ha obligado que los dirigentes nos esforcemos en estudiar a profundidad la situación de la clase obrera y las políticas desarrolladas por los gobiernos de turno en contra de los trabajadores.

Requerimos que el conjunto de la estructura de la Central, trabaje con ahínco y tenacidad en el desarrollo de nuevos cuadros. Sobre todo en algunas federaciones se expresan limitaciones, no funciona todo su Comité Ejecutivo y no se impulsan plenamente las orientaciones que nuestra central la UGTE resuelve. Para los dirigentes y trabajadores revolucionarios sin embargo, el problema del auto sostenimiento no puede verse como meramente económico, pues el mismo tiene que ver con los aspectos ideológico, político y organizativo, que garantiza nuestra independencia de clase frente al gobierno y la burguesía.

Consecuentes con la unidad sindical y popular

La política unitaria es un principio fundamental para el sindicalismo revolucionario y es un factor importante para lograr los cambios que requieren los trabajadores y los pueblos que luchan por su liberación.

El debate franco y sincero realizado en los Consejos Nacionales de nuestra central y en las federaciones, así como en asambleas de las organizaciones sobre la necesidad de la unidad para enfrentar los nuevos momentos, contribuyó a la comprensión, el avance y el fortalecimiento de este proceso en la militancia ugeteista y hacia fuera de nuestras fuerzas. Hemos refirmado nuestro compromiso y vinculación con el Frente Popular.

La consecuencia de la dirección y la base de la central con los anhelos y necesidades unitarias del movimiento sindical se han plasmado en una vigorosa práctica que ha tenido importante avances en este período. Con las centrales sindicales nacionales, el FUT y otras organizaciones sindicales emprendimos, en esta etapa, un proceso de discusión y definición de acuerdos para hacer frente, inicialmente las distorsiones del verdadero objetivo del Mandato 08 por parte de Correa y el Ministro de Trabajo Antonio Gagliardo, que impulsó la revisión unilateral de los contratos colectivos y expidieron el decreto 1701 que buscó santificar lo actuado en la afectación de los derechos de los trabajadores. En reuniones, encuentros y convenciones unitarias se acordaron impulsar las acciones unitarias que tuvieron gran trascendencia. Una de las principales acciones fue la movilización realizada el 26 de mayo del 2008, en contra de la revisión de los contratos colectivos y el Decreto 1701 que contó con la participación de las 4 centrales sindicales y otros sectores, concentrando a 20.000 trabajadores en la capital.

La persistencia de la movilización unitaria del movimiento sindical en todo el país, obligó al gobierno a sentarse a discutir la revisión del decreto 1701 que fue sustituido con el decreto 225 con el que se recuperaron algunos derechos en la contratación colectiva. La persistencia en la unidad sindical ha posibilitado también la realización unitaria de los Primeros de Mayo y sostener una posición conjunta frente a las nuevas acciones y pretensiones del gobierno y el actual Ministro de Relaciones Laborales Richard Espinoza, enfrentando también nuevas experiencias en la solidaridad de clase. De igual manera, debemos señalar que este proceso de unidad no ha servido tanto para enfrentar la política antisindical del gobierno y la derecha, así como para desenmascarar al reformismo y al oportunismo, como expresiones ideológicas de la burguesía a las que hemos dado dura batalla.

Otro nivel importante de la unidad es la realizada con otros sectores sociales que luchan por los mismos objetivos, como el movimiento indígena, los campesinos, los servidores públicos, los maestros, los estudiantes universitarios y secundarios, los pequeños comerciantes y trabajadores autónomos, los moradores de los barrios populares, etc., etc., con los que hemos coincidido en diversos momentos de lucha y debate, entendiendo que la emancipación de los trabajadores requiere de la más amplia unidad de todos los sectores que estamos interesados en el verdadero cambio de la sociedad.

Las tareas de educación y la propaganda

Es una necesidad y la exigencia de la clase obrera desarrollar dirigentes y cuadros a todo nivel, afirmarlos en los planos ideológico, político y organizativo. En este período se desarrollaron 2 Seminarios Nacionales para líderes sindicales y, se impulsaron en cada provincia: seminarios, conferencias, talleres, cursos. Estos eventos nos han permitido fortalecer la asimilación de los principios del sindicalismo revolucionario, conocer más la teoría revolucionaria, el marxismo leninismo, y alcanzar una mejor comprensión del desenvolvimiento de la lucha económica, social y política del Ecuador, América Latina y el Mundo.

Una de las tareas planteadas en el VIII Congreso fue la de impulsar la conformación de las escuelas de educación sindical para fortalecer el proceso de formación de nuevos líderes y consolidar la conciencia de clase de las bases. Esta tarea se ha cumplido de buena manera en las provincias de El Oro y Cañar y en otras provincias se dieron pasos iniciales que no han tenido la suficiente continuidad. Sin embargo, la actividad de la educación sindical no se ha limitado únicamente al entorno de la Escuela Sindical, cabe indicar que cursillos, charlas y seminarios sindicales se han realizado casi en todas las provincias y en un importante número de organizaciones de base, algunas de las cuales se han acercado a la central precisamente a través de este procedimiento.

Con respecto a la Propaganda, los esfuerzos hechos por nuestra central en este campo han sido importantes. El nombre, la posición y las propuestas de la UGTE tienen un espacio en la vida del país, en los medios de comunicación, aunque esa presencia no es suficientemente regular y persistente. Por otro lado, en el conjunto del movimiento sindical se conoce de la presencia, actividad y lucha de la central revolucionaria, debido a una mejor promoción de sus siglas y símbolos, nuestras banderas han flameado en todas las acciones importantes del movimiento sindical y popular, así como con la presencia de los medios propios de difusión.

En el actual período, publicamos un suplemento general, el 1ro de mayo del 2009, que circulo junto a un periódico de carácter nacional. La lucha por mejorar la calidad y regularización de nuestro periódico EL NUEVO OBRERO ha tenido un resultado, entre el 2008 y el 2010 se han publicado 12 números, 4 por año con un tiraje de 10.000 ejemplares por número, lo cual tuvo un costo de 33.600 dólares, mientras que la recaudación de sus valores tiene aún muchas limitaciones y es un problema a superar.

La actividad internacional e internacionalista

En este período, la UGTE logró legalizar su representación en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), nuestro compañero Presidente Nelson Erazo participó en la 97 Sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo, en Ginebra, en junio del 2008. De igual manera, se logró legalizar la representación de la central en el Consejo Consultivo Laboral Andino, la misma que fuera negada en el pasado.

Por otro lado, hemos estado presentes en el Encuentro Internacional de Sindicalistas de Europa, realizado en mayo del 2008 y, participamos con una numerosa delegación en el VII Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Sindicalistas, del que somos convocantes, realizado en Barquisimeto – Venezuela en mayo del presente año, cuyas resoluciones continuamos impulsando.

Una delegación de nuestra central participó también en el primer congreso del Movimiento Lucha de Clases del Brasil, realizado con todo éxito en Belo- Horizonte, en el mes de septiembre del 2010.

De igual manera, como parte del trabajo internacional, participamos en la conformación del Movimiento de Liberación Nacional de México, instancia que agrupa a trabajadores y demás sectores sociales que luchan por el cambio social en México.

Parte de la actividad internacionalista ha sido también la práctica solidaria con muchos sindicalistas perseguidos, que por diversa razones han estado en nuestro país y han solicitado nuestra ayuda solidaria; así como los pronunciamientos y mensajes de respaldo a las diferentes luchas de los trabajadores del mundo entero.


Realidad Actual:

El sistema capitalista en crisis

 

Situación Internacional

Manifestada inicialmente como una crisis inmobiliaria, estalló a finales del 2007 una nueva y profunda crisis cíclica del sistema capitalista. Lo particular de esta crisis es que en esta oportunidad se presentó en el corazón del sistema capitalista, en el seno de las potencias imperialistas, los Estados Unidos de América y Europa.

Muy pronto esta nueva crisis de sobreproducción relativa se irradió a todos los renglones de la economía, desencadenando un efecto dominó cuyas repercusiones continúan manifestándose hasta la actualidad, demostrando además la confluencia de los elementos de la crisis económica con los de la crisis general del capitalismo. La paralización de la construcción, la quiebra masiva de bancos, financieras y empresas industriales y, consecuentemente, la pérdida del empleo para millones de trabajadores fue una de las primeras evidencias de la ampliación de la crisis, provocando una aguda recesión y depresión de las principales economías del mundo.

Pisoteando sus propios dogmas neoliberales, la burguesía imperialista acudió, una vez más, a multimillonarios subsidios del Estado para tratar de capear el temporal y evitar una mayor debacle de su aparato productivo. Mas, esta “alternativa” devino en los exorbitantes déficits presupuestarios que buscan subsanarse con un agresivo recorte de múltiples derechos sociales de los trabajadores y los pueblos, acentuando la flexibilización laboral y particularmente reformando la seguridad social y atacando la jubilación de millones de trabajadores, e incluso reduciendo los salarios de los trabajadores.

En realidad, una vez más, las víctimas principales de esta crisis fueron y son los trabajadores y los pueblos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha estimado en 20 millones los trabajadores que perdieron su empleo como resultado de la crisis, en el periodo estimado de octubre del 2008 a octubre del 2009, esto principalmente en los sectores de la construcción, comercio, transporte y minería, con total del 16% y un 5% en la manufactura, fenómeno que, en los países imperialistas, principalmente afectó a los trabajadores migrantes.

En la actualidad se estima que unas 925 millones de personas sufren hambre crónica en el mundo y, entre 15 y 20 millones de personas mueren anualmente a consecuencia del hambre.

Por otro lado, la OIT ha registrado una cifra récord en el desempleo juvenil que alcanzó el 13%, mientras que un 28% de trabajadores jóvenes del mundo enfrentan una situación de extrema pobreza.

En contraste, las grandes corporaciones y multinacionales han incrementado sus ganancias y patrimonio, los multimillonarios han ha aumentado sus fortunas.

Uno de los aspectos más trascendentes de la presente crisis es la respuesta dada por los trabajadores a los planes de la burguesía para tratar de hacerles pagar la misma. En todos los países del mundo, pero principalmente en Europa, el movimiento huelguístico de los trabajadores ha crecido y está escribiendo una nueva página en la historia del movimiento obrero.

En el curso del 2010, varias huelgas generales han sido convocadas en diferentes países de Europa y, en algunos casos, han tenido una continuidad de semanas e importantes niveles de coordinación entre los países. Una consigna ha sido generalizada en todas esas luchas: que la crisis la paguen sus responsables, los ricos. Una parte importante de los sectores en lucha cuestionan al capitalismo y plantean la necesidad de luchar por el nuevo sistema, el socialismo.

En Estados Unidos también se han registrado grandes luchas de resistencia a los planes anticrisis de la burguesía. Sin embargo, han sido los trabajadores migrantes los que han protagonizado las expresiones más trascendentes.

En América Latina el proceso de la lucha de clases, alcanza nuevas expresiones. También aquí las acciones de resistencia y combate a los efectos de la crisis han tenido gran presencia. Sin embargo, un aspecto particular de la región se expresa en un procesode definiciones y de agudización de las contradicciones dentro de la tendencia democrática, patriótica y de cambio, que va escindiendo campos entre el desarrollismo y reformismo por un lado que en algunos casos abre fuegos contra el movimiento popular y, por otro, las fuerzas y sectores que luchan por sus derechos y por profundizar los cambios y avanzar en la transformación social.

En el Ecuador se expresa y persiste la crisis del capitalismo

En nuestro país la crisis no ha pasado desapercibida como lo señaló Correa, también la sentimos los trabajadores y los pueblos.

El desempleo pasó del 7.9 en diciembre del 2009 al 9.1% a marzo de este año. La cifras oficiales hablan de que supuestamente, al segundo semestre del presente año el desempleo se habría reducido al 7.7% en junio y al 7.44% en septiembre, mientras que el subempleo alcanza al 49.6% de la PEA, la ocupación plena (según las fuentes oficiales) llega al 41.94%, es decir, 6 de cada 10 ecuatorianos en capacidad de trabajar están desocupados o subocupados y, la mayoría de los ubicados dentro del rango de ocupación plena, enfrentan condiciones de un trabajo precario y sus ingresos apenas alcanzan el salario básico unificado.

El costo de la canasta familiar alcanza a esta fecha (septiembre del 2010) los 539,36 dólares y la canasta de la pobreza los 385,29 dólares, mientras que el salario básico unificado es de 240 dólares mensuales, apenas cubre el 44,5% del costo de la canasta familiar y el 62.3% del de la pobreza, es decir seguimos con un salario de miseria.

Por otro lado, a pesar de que estamos bajo la dolarización, la inflación anual alcanza el 3,44%, mientras que las expectativas de crecimiento económico propuestas por el gobierno para este año que fueron del 6,8% han sido reajustadas y no pasarán del 3,7% dado el estancamiento en el crecimiento de la producción que en el segundo trimestre apenas alcanzó el 0.4%. Ecuador tendrá un crecimiento inferior al promedio de América Latina que para este año será de alrededor del 5%.

Otra evidencia de la persistencia de la crisis económica es también el creciente déficit de la balanza comercial. En el mes de agosto del presente año se registra una disminución de las exportaciones de 1.385,4 a 1.272,4 millones de dólares entre julio y agosto, mientras que las importaciones pasaron de 1.757,7 a 1.930,7 millones de dólares, registrándose un déficit de 579,9 millones de dólares en la balanza comercial, evidenciado un crecimiento en el déficit.

El gobierno de Rafael Correa acentúa su derechización

A partir del segundo gobierno de Correa, el período actual, las fuerzas populares constatamos un acelerado proceso de derechización del gobierno que se evidencia en varios aspectos como: la reforma jurídica que impulsa el régimen, el manejo de los recursos económicos y estratégicos y el acentuamiento de una gestión autoritaria y represiva hacia el movimiento social que no se somete a sus designios.

Bajo la consigna “la patria ya es de todos” y atrincherado en lo que él denomina la “revolución ciudadana”, Rafael Correa ha venido evidenciando un proceso regresivo respecto de los postulados y planteamientos exhibidos en el anterior período, en la Asamblea Constituyente y en la propia campaña electoral del mandato actual.

La reforma jurídica, pese a ser un mandato de la nueva Constitución, que obliga a una nueva legislación acorde con la misma, ha sido concebida e impulsada con una visión totalmente diferente y en contradicción con la norma fundamental, ajustada a las concepciones y prácticas autoritarias del gobierno y dirigida a viabilizar la modernización del Estado y la política desarrollista, incorporando en la misma múltiples lesiones a los derechos sociales y democráticos de todos los sectores involucrados, recuperando postulados neoliberales para el manejo del sector público y de la economía del país.

A la par, el gobierno ha buscado afianzar su gestión procurando una base social funcional a sus objetivos, a través del despliegue de una política asistencialista, la denominada “bonocracia”, para lo cual ha elevado la inversión pública contando en un principio con importantes recursos de la recuperación del precio de petróleo y otros ingresos, pero que posteriormente, ha provocado un creciente déficit presupuestario, el mismo que ha tratado de ser enfrentado acudiendo a los fondos de la seguridad social y a un nuevo y agresivo endeudamiento externo. En la actualidad, aparte de otros, China se ha convertido en el principal acreedor con créditos leoninos de altos intereses y con la consabida hipoteca de la principal riqueza del país, el petróleo. En esta línea, algunas de las reformas a las leyes de hidrocarburos y de minería han estado dirigidas a facilitar las concesiones de estos recursos a los nuevos acreedores y a poderosas empresas mineras extranjeras.

Por otro lado, el gobierno ha acentuado una gestión autoritaria y represiva, impulsando una intensa campaña en contra de las organizaciones y dirigentes que no coinciden o se doblegan a sus designios, llegando incluso a un proceso de criminalización de la protesta y la lucha de los diferentes sectores sociales, contando para el efecto con la complicidad del poder judicial. Decenas de dirigentes sindicales y populares han sido enjuiciados acusados de terrorismo y, algunos de ellos enfrentan orden de prisión y, Marcelo Rivera, Presidente de la FEUE, encarcelado desde el 8 de diciembre del 2009, injustamente acusado de terrorismo, hoy condenado a 3 años de prisión.

Quizá, el punto culminante de la política autoritaria del gobierno se evidenció en los acontecimientos del 30 de septiembre, en los que, ante una sublevación de la tropa tanto de la policía como del ejército frente a la eliminación de bonificaciones y reconocimientos económicos por ascensos y condecoraciones en la Ley de Servicio Público, el gobierno orquestó una trama para presentarla como un supuesto golpe de estado, para justificar un violento “rescate” con un saldo de 8 muertos, cerca de 300 heridos y decenas de enjuiciados, acusados de intento de asesinato, y otros con órdenes de prisión acusados de golpistas.

Los hechos posteriores van demostrando cómo fueron manipulados los acontecimientos para recuperar adhesión popular y apoyo internacional, sin importar el elevado costo de vidas y familias afectadas por los sucesos. En el campo laboral, la política empujada por el gobierno y ejecutada por el Ministro de Relaciones Laborales, Richard Espinosa, tiene plena concordancia con la línea autoritaria, coercitiva y represiva del régimen.

Una clara política laboral de restricción y limitación de los derechos colectivos y sindicales se ha ido afirmando en el ejercicio del actual gobierno llegando, en la actualidad, a evidenciar postulados claramente neoliberales y de flexibilización laboral contenidos en el denominado Código de la Producción, las leyes de Empresas Públicas y de Servicio Público, poniendo de manifiesto claras contradicciones y violaciones a la nueva Constitución.

Así, el decreto 1701 de manera arbitraria e ilegal cercenó el derecho de la contratación colectiva del sector público, ilegalidad que fuera demostrada por el dictamen de la Corte Constitucional, pero que, al mismo tiempo los justifica y legitima. Únicamente la lucha y la movilización unitaria de los trabajadores y las centrales sindicales posibilitaron la recuperación parcial de los derechos con la expedición del decreto 225.

La práctica arbitraria y autoritaria del régimen en el campo laboral, se ha evidenciado también en la cadena de despidos ejecutados en varias instituciones públicas como Correos del Ecuador, Registro Civil, la Empresa Eléctrica de Guayaquil en la que fue despedido y acusado de terrorista nuestro compañero, Vicepresidente de la UGTE, Klever Alvarado; el compañero Lenin Sánchez Secretario General del Comité de Empresa EMELRÍOS junto a otros compañeros; y, más recientemente, el despido masivo de más de 600 trabajadores de EP-Petroecuador con el trámite de visto bueno, absurdamente acusados de un supuesto conflicto de intereses.

De otro lado, luego de más de dos años de vigencia del Mandato 8 de la Asamblea Constitucional, que obligaba a terminar con la tercerización laboral, aún existen empresas e instituciones en las que se mantiene esta modalidad de contratación y, en algunos casos, funcionarios que han interpretado dicho Mandato como una norma en contra de los trabajadores tercerizados y no en contra de la tercerización.

A todo esto se suma la política coercitiva y de chantaje del Ministro y los funcionarios del ministerio, desarrollando una gestión discriminatoria y selectiva en las tramitaciones de las reclamaciones y legalizaciones de las organizaciones. El Ministro, al puro estilo correísta, prohibió el ingreso del Presidente de la UGTE en el Ministerio, interviene descaradamente para favorecer a sus “aliados” en el reconocimiento de la directivas de las organizaciones, como ocurrió con el Comité de Empresa de la CNT, y se han inventado supuestos nuevos “requisitos” para obstruir la aprobación de las nuevas organizaciones sindicales.

La movilización y la lucha ha sido una constante

Casi todos los sectores afectados por la política del actual gobierno hemos sido protagonistas de persistentes acciones de protesta y lucha. Se puede decir que ninguna de las leyes, decretos y acciones del gobierno han podido ejecutarse sin que medien importantes niveles de resistencia y enfrentamiento de los sectores afectados.

Los trabajadores, los indígenas y campesinos, los maestros y estudiantes secundarios, los ecologistas y antimineros, los estudiantes universitarios junto a profesores, empleados y autoridades de la educación superior, los jubilados, los empleados públicos, los moradores de los barrios populares, los mineros artesanales, los obreros industriales, los trabajadores tercerizados, etc., etc., hemos sido protagonistas persistentes de importantes jornadas de movilización y lucha.

En el caso de los trabajadores, múltiples movilizaciones fueron desarrolladas en contra del Decreto 1701, de la Ley de Empresas Públicas y de Servicio Público. Algunas de estas acciones tuvieron resultados parciales, hicieron retroceder al gobierno.

Destacan también las luchas de los trabajadores de Erco en Cuenca, de EQ2 del Ingenio la Troncal, de JP Construcciones, los trabajadores de la Palma en Esmeraldas y el Oriente por el derecho a las utilidades, etc., etc.

Significa que el camino de la lucha, como el único capaz de precautelar los derechos de los trabajadores y los pueblos ha estado y está más vigente que nunca.

Sostenemos nuestra justa posición de independencia frente al gobierno

Consecuentes con los intereses de nuestras bases, de los trabajadores y los pueblos del Ecuador, reafirmamos nuestra posición de independencia frente al gobierno del Ec. Rafael Correa, independencia que significa nuestra capacidad de actuar y luchar por nuestros intereses y derechos.

Significa también la capacidad de denunciar y criticar las acciones antinacionales, antipopulares y antisindicales del gobierno y de promover y difundir nuestros propios planteamientos y alternativas.

A la vez, la independencia significa también denunciar y combatir a los capitostes de la oligarquía y la partidocracia y la derecha tradicional, que buscan aprovecharse del descontento y la lucha de los trabajadores para recuperar sus posiciones y retornar al gobierno.

Independencia que significa nuestro compromiso y nuestros esfuerzos por fortalecer la unidad de los trabajadores, la unidad del movimiento sindical y popular, la unidad de todos los sectores que anhelamos el cambio y queremos conquistar la nueva sociedad.

Nuestra independencia en suma que nos seguiremos colocando a la cabeza de la movilización y la lucha por nuestros derechos laborales y reivindicaciones, por las conquistas y derechos democráticos y sociales, por alcanzar el cambio, por avanzar en la lucha por el poder político y conquistar el socialismo verdadero, el socialismo científico.


Las tareas actuales de la UGTE

Está claramente definido que la crisis del sistema capitalista mundial es general y se agudiza, pese a que ciertos analistas burgueses hablan de recuperación en el plano financiero, la crisis la siguen pagando los trabajadores y pueblos. En el combate a la crisis los trabajadores y pueblos no solo resisten, también combaten al capitalismo como sistema de explotación y opresión; y, los sectores más avanzados, plantean la necesidad histórica de enterrar el capitalismo, organizar la revolución y luchar por el triunfo del socialismo, la nueva sociedad de los trabajadores para los trabajadores.

En el Ecuador por ser un país capitalista dependiente del imperialismo, principalmente norteamericano, estamos seriamente afectados por la crisis internacional en lo económico, social y político, sus consecuencias estamos sufriendo los trabajadores y pueblos.

En el país está principalizada la confrontación entre el gobierno, que impulsa el desarrollismo y reformismo y las posiciones democráticas, clasistas y revolucionarias, expresadas en las diferentes expresiones del movimiento popular organizado, dentro del cual está la UGTE. La derecha tradicional está en la oposición busca reagruparse.

Frente al proceso de derechización del gobierno y su alejamiento del proyecto de cambio por el que votamos los trabajadores y pueblos, es correcta la decisión tomada por nuestra central de impulsar la independencia de clase, que significa ser los principales abanderados de la lucha por nuestras propias aspiraciones, unir a todos los trabajadores y pueblos que están inconformes para luchar por mejores condiciones de vida, enfrentar al imperialismo y avanzar en la lucha por la revolución y el socialismo. En estas condiciones proponemos las siguientes tareas:

1. Avanzar en la lucha por el cambio, por la patria nueva y el socialismo.

Frente al abandono del proyecto de cambio por parte del gobierno de Correa y al impulso del desarrollismo para seguir manteniendo el capitalismo y continuar con la flexibilización laboral en desmedro de los derechos, intereses y aspiraciones de los trabajadores, nos corresponde avanzar impulsando la política de independencia de clase, continuar la lucha por el cambio revolucionario, por la Patria Nueva y el Socialismo, comprendiendo que los trabajadores y demás sectores explotados debemos ser los principales protagonistas y abanderados de los combates por nuestra propia liberación social y nacional y que nuestra emancipación será definitiva cuando enterremos al sistema capitalista de explotación del hombre por el hombre.

2. Continuamos la lucha por la defensa, recuperación y ampliación de los derechos laborales.

La defensa, recuperación y ampliación de los derechos laborales es una prioridad para los trabajadores. Las políticas de flexibilización laboral impulsadas por anteriores gobiernos neoliberales y por el actual de Rafael Correa, tienen el propósito de desarmar a la clase obrera, maniatando y condicionando sus derechos a través de un andamiaje jurídico y político funcional a los intereses de la burguesía y su sistema capitalista.

En la actualidad, en función de la política desarrollista del gobierno y en subordinación a su concepción mesiánica y autoritaria se regula los derechos laborales a través de decretos, reglamentos y disposiciones ministeriales y hasta institucionales, desconociendo los derechos laborales constitucionales y legales. Esta práctica buscará ser legitimada en un nuevo cuerpo jurídico denominado “Código de relaciones laborales” que está en la agenda del gobierno para el año 2011.

Significa que las concepciones del derecho del trabajo, como un derecho social y que son reconocidos en la constitución, pueden ser afectados en esta nueva propuesta del gobierno.

De esto se deriva la gran trascendencia de nuestra actividad en esta materia. Debemos sostener una amplia difusión del significado y la necesidad del respeto reconocimiento de los derechos laborales, lo cual significa una permanente lucha por los mismos.

Debemos empujar en todas las instancias, pero principalmente hacia la Asamblea Nacional la exigencia para que sean superadas efectivamente todas las formas precarias de contratación laboral, acabando con la tercerización laboral, el trabajo por horas y otras formas de trabajo precario.

Así mismo, debemos colocar en primer plano, la exigencia del nuevo Código del Trabajo, elaborado por los trabajadores, porque el derecho del trabajo tiene que ver directamente con los trabajadores y no con los empresarios que pugnan por acabarlos. Debemos esforzarnos porque ese proyecto sea unitario de todas o la mayoría de las centrales sindicales y sea el producto del debate profundo en las bases. El proyecto de nuevo Código del Trabajo como Ley Orgánica, debe ser nuestra bandera con la que confrontemos con el llamado “Código de relaciones laborales” del gobierno, para que se garanticen plenamente los derechos de organización, reclamación, contratación colectiva y huelga de los trabajadores.

Por otro lado, debemos pugnar por la garantía plena de los derechos laborales individuales y principalmente colectivos de los trabajadores, partiendo de la exigencia de la sindicalización obligatoria con la facultad de la organización sindical y contratación colectiva por rama de trabajo, propuesta que tiene plena vigencia en la medida que nos permitirá desbaratar la acción de la patronal por impedir la organización sindical de los trabajadores.

Un nuevo e importante espacio de trabajo de nuestra central, debe ser la defensa del derecho al trabajo para todos los ecuatorianos, por lo que debemos apoyar e impulsar todas las iniciativas para conseguir la organización y aspiraciones de los desempleados y subempleados.

3. Trabajamos por una UGTE más grande y poderosa.

Los principios del sindicalismo revolucionario sostenido en la teoría y la práctica social han permitido que nuestra central vaya ganando nuevos contingentes de trabajadores en diferentes provincias del país, posibilitando la organización de las Federaciones provinciales y el crecimiento de la UGTE que, en las actuales condiciones que vive el movimiento obrero ecuatoriano, debe ser fortalecida.

Tenemos la necesidad de fortalecernos y avanzar, de trabajar por convertir a nuestra central en elprincipal referente e instrumento de organización y lucha de los trabajadores por sus derechos y por la transformación de nuestra sociedad, para lo cual debemos crecer. El porcentaje de los trabajadores no sindicalizados sigue siendo inmensamente mayoritario en relación a los organizados, lo que significa que debemos apuntalar nuestro trabajo en la organización sindical de esos trabajadores.

Hay que calificar a los direcciones, nacional y de todas las filiales en sus respectivos niveles, procurando el ejercicio pleno de la dirección colectiva y la asunción de las responsabilidades individuales, que se eleve el nivel de formación de cada dirigente y asuman mayores compromisos con la causa de los trabajadores y los pueblos.

Debemos persistir en el trabajo por concretar la organización de las Federaciones Provinciales donde aún no se han estructurado y trabajar por alcanzar una estructura en todas las Provincias.

Es necesario calificar nuestra presencia en las organizaciones sindicales nacionales unitarias, sin sectarismos, debemos profundizar en ellas nuestro compromiso unitario, al tiempo individualizar nuestra posición clasista y revolucionaria, de manera de consolidar y ampliar nuestras posiciones.

Seguiremos ampliando nuestra vinculación con las organizaciones de base que no son filiales, expresando nuestra solidaridad con sus reclamos y luchas, llevando oportunamente nuestra política clasista y revolucionaria.

Necesitamos hacer intensos esfuerzos por hacer mayor presencia en los medios de comunicación sobre los temas laborales y sobre otros aspectos del acontecer económico, social y político del país, nuestra central debe expresar sus puntos de vista sobre todos los acontecimientos y de manera prioritaria de los que involucran al movimiento obrero.

Para lograr el fortalecimiento de la UGTE tenemos también que atender la política de autosostenimiento y de esta deben tener plena conciencia los propios trabajadores.

4.- Trabajar por la organización y desarrollo de la Corriente Sindical Clasista.

Nuestra central apoya con toda decisión las iniciativas surgidas en diferentes sectores de trabajadores de constituir Corrientes Sindicales de Clase al interior de las organizaciones sindicales, en el propósito de impulsar el fortalecimiento de la conciencia, la unidad y lucha de los trabajadores.

Hay que comprender que las corrientes sindicales son instancias organizativas útiles y necesarias para consolidar las posiciones clásicas y revolucionarias al interior del movimiento sindical, que fortalecen el cauce de la lucha contra la patronal, la burguesía y el imperialismo y por la conquista del poder; significa fortalecer el sindicalismo revolucionario y merecer todo nuestro apoyo, promoción e impulso a estas formas organizativas.

5.- Impulsar la ofensiva ideológica y política.

Fortalecer y elevar la conciencia de clase de la militancia ugeteísta y de otros sectores de trabajadores respecto de la misión histórica de la clase obrera y demás clases trabajadoras, de las nuevas y transcendentes tareas; cimentar los principios de la lucha de clases, la unidad, la solidaridad, la democracia sindical, el autosostenimiento en todos los planos, afirmar nuestra independencia de clase, la crítica y autocritica, la rendición de cuentas como método para mantener lozana la vida de la organización. Para esto debemos impulsar esta ofensiva ideológica y política permanente, de manera multilateral, planificada, con creatividad y audacia, intensificando la propaganda de la dirección nacional, las federaciones provinciales, cantonales y de los sindicatos de base, promoviendo nuestro periódico el NUEVO OBRERO, el periódico OPCIÓN, suscribiendo los sindicatos a la compra del semanario EN MARCHA.

Esta ofensiva debe tomar en cuenta: la realización de Seminarios y cursos sindicales, conferencias, mesas redondas, debates, talleres sobre temas de actualidad como esclarecer la misión histórica de la clase obrera y lo que es el socialismo científico, desenmascarar el significado del la “revolución ciudadana” y del supuesto “socialismo del siglo XXI”, organizar las escuelas sindicales, las hojas volantes, informativos, periódicos murales, exige también la producción y estudio de materiales propios en folletos sobre los diferentes problemas de los trabajadores y las perspectivas de cambio en nuestro país. Principalmente para los dirigentes es necesarios profundizar el estudio de nuestra teoría y elevar el nivel ideológico y político.

6.- Por la defensa e impulso de la unidad sindical y popular.

Para nuestra central la unidad es compromiso de principio, actuamos y trabajamos por alcanzar la unidad de los trabajadores y por enfrentar la dispersión existente en el movimiento sindical. Esta unidad debemos reforzarla, elevando nuestra solidaridad con todas las luchas obreras y populares, persistiendo en esta tarea de manera permanente, para impulsar las propuestas de cambio y enfrentar y derrotar las acciones de la oligarquía y el imperialismo. Debemos fortalecer el Frente Popular y otras instancias de unidad con los diferentes sectores sociales. La unidad sindical es en la actualidad una tarea de primer orden. Defender la independencia del movimiento sindical frente a las intenciones del gobierno de captarlo y someterlo, requiere de un esfuerzo particular para enfrentar respuestas y propuestas de conjunto, mientras más amplias y generales sean, mayor será la posibilidad del movimiento sindical de precautelar sus intereses. Aquellos dirigentes oportunistas que se colocan al servicio del gobierno y obstaculizan la concreción de la unidad, serán desenmascarados por sus propias bases por traicionar sus anhelos unitarios.

La constitución de la CUT no depende exclusivamente de la posición de la UGTE, sin embargo podemos y debemos trabajar de abajo hacia arriba, con el debate directo en la base de las organizaciones, contando con el aporte, opiniones y compromisos de ellas, de los dirigentes de todos los niveles, promoviendo la más alta democracia que permitan esclarecer las ideas y objetivos fundamentalmente por los que debemos luchar.

7.- Por el cumplimiento de las tareas internacionalistas.

Manteniendo nuestra consecuencia con el internacionalismo proletario, debemos potenciar los Encuentros Latinoamericanos y Caribeños de Sindicalistas, en los Seminarios Internacionales “Problemas de la Revolución en América Latina” y otras instancias donde se debatan los problemas de los trabajadores y pueblos y se vayan concretando alternativas para encaminar la lucha de la clase obrera por la revolución y el socialismo. Requerimos seguir impulsando nuestra solidaridad con los trabajadores que luchan contra la reaccionarias políticas anticrisis de los gobiernos de la burguesía en el mundo, su lucha contra el capitalismo y por el socialismo; así como los pueblos que luchan por su independencia y por el cambio.

Respaldamos a los pueblos de Cuba, Venezuela, Bolivia, que enfrentan la amenaza y la agresión permanente del imperialismo. Nos unimos a las luchas que levantan los trabajadores y los pueblos contra el racismo, el sionismo, la contaminación y degradación ambiental. En este camino debemos continuar entregando nuestro aporte para que se fortalezca y desarrolle la corriente sindical de clase en América Latina y en el continente europeo.

8.- Persistir en la lucha por la conquista del poder.

Para nosotros está claro que el gobierno de Correa es socialdemócrata, de la pequeña burguesía desarrollista y al servicio de la burguesía, se apoya en una gran demagogia y es respaldado por el imperialismo; impulsa el desarrollismo y engaña con una fraseología izquierdista a las masas empobrecidas y a los sectores que se benefician de su política asistencialista. Los privilegios de la burguesía e imperialismo siguen intocados, en cambio promueve un ataque frontal contra el movimiento popular organizado, los partidos de izquierda y los revolucionarios, criminaliza la lucha y a los luchadores populares.

La lucha por conquistar el poder político del Estado por parte de los trabajadores, es una tarea estratégica irrenunciable de los trabajadores, forma parte de la misión histórica de la clase obrera. Mientras los trabajadores no tengamos el poder político en nuestras manos, los burgueses y explotadores de diferente calaña, seguirán imponiendo sus políticas para someternos al régimen de explotación y opresión. La lucha por el poder es, ante todo, una lucha política, por lo que los trabajadores debemos fortalecer al partido político de la clase obrera, el Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador.


Plataforma de Lucha

• Por la estabilidad efectiva en los puestos de trabajo para todos los trabajadores públicos y privados.

• Por un salario básico que cubra las necesidades del costo de la canasta familiar, como lo manda la constitución.

• Por el respeto a los derechos laborales de libre organización, reclamación, contratación colectiva y huelga.

• Por el respeto a los derechos humanos y contra la criminalización de la protesta y la lucha de los trabajadores y los pueblos del Ecuador.

• En contra de los despidos y vistos buenos masivos en contra de los trabajadores públicos y privados y el reingreso de todos los trabajadores injusta y arbitrariamente despedidos.

• Por la reestructuración del Ministerio de Relaciones Laborales, en contra de la discriminación y parcialización en los trámites administrativos del Ministerio de Relaciones Laborales.

• Por el enjuiciamiento y destitución del Ministro de Relaciones Laborales, Richard Espinoza.

• En solidaridad con todos los perseguidos, enjuiciados y encarcelados injustamente por el régimen de Rafael Correa.

• Por la libertad inmediata de Marcelo Rivera, Presidente de la FEUE, preso político del régimen de Correa.

• En contra de toda legislación que afecte los derechos sindicales, sociales y políticos de los trabajadores y los pueblos del Ecuador.

• En solidaridad con la lucha que libran los trabajadores en el mundo, contra las acciones de los gobiernos burgueses para descargar la crisis sobre sus espaldas, así como con la lucha de los pueblos contra la dominación imperialista.

• Por el cumplimiento del Seguro Social Obligatorio para las amas de casa, como lo establece la constitución; y cubra efectivamente a los trabajadores autónomos y de la construcción.

• Por la jubilación a los 25 años de aportación en el caso de las mujeres y 30 años en el caso de los hombres.

• Porque el Banco del Afiliado sea de prime piso.

• Por una Ley de Seguridad Social que garantice los derechos de los asegurados y jubilados; y todas las instancias de representación sean elegidas con voto universal de los propios afiliados.